Relojes Invicta

La marca de relojes Invicta tiene una larga historia. Invicta significa “invencible” en latín, y nace en 1837 en Suiza, de la mano de Raphael Picard. Su visión fue radical en su momento, y era ofrecer la calidad de los deseados relojes suizos a un precio asequible al público más modesto. Desde entonces Invicta fabrica relojes de excepcional diseño, calidad y construcción. Hoy en día Invicta sigue con su compromiso de ofrecer un reloj al alcance de todos, pero con la calidad de los artesanos suizos.